Marina y los Conciertos


[ Inserte aquí un muy largo suspiro ]

Muchas cosas han pasado en los últimos días. Entradas por salidas de hospitales, saludos y despedidas a personas, lágrimas y sonrisas en días bipolares.

Harrrrtas cosas indeed. Entre ellas, ha pasado que descubrí el plan que la fuerza mística de la vida tiene sobre mi.

Es un plan muy delicado, pero letalmente cruel, de esos catalogados como "sufrimiento a guante blanco". 

Su plan es alejarme de los conciertos.

 
Lol sí bueno... no es un button que haya play, pero vayan y den play y así... ~


Llegué a esta conclusión porque... ¿saben? En estos últimos dos años, llevo un bonito récord de conciertos a los que he intentado ir y para los que, in fact, he comprado boleto y toda la cosa sólo para acabar vendiéndolo en el mejor de los casos (en otros, de plano el boleto se ha perdido, triste y desolado en el baúl de mis recuerdos sin ser usado) o en los que de plano el artista ha cancelado de último momento (*coff coff* Morrissey *coff coff* Kasabian *coff coff*)

Es en verdad una pésima suerte. Recordé que en este humilde blog tengo ya un par de entradas sobre la simbiosis pankoálica y los conciertos y al releerlos no pude mas que pensar en la triste comparación

I mean, si pueden (y tienen tiempo y ganas y si alguien más in fact lee esto) lean esos dos posts que les cuento: Ese de "Serias Reflexiones Existenciales" (que son todo MENOS serias Reflexiones Existenciales) donde muestro orgullosa, mi cajita de boletos de conciertos y aquél sobre mi "Disección de un Concierto". 

Verdaderamente, la comparación es contrastante.

El leer aquellos posts antes mencionados y re-checar mi cajita de boletos de conciertos me hizo darme cuenta de la forma drástica en que mi convivencia concertil disminuyó, pero también, me hizo revivir aquellos tiempos dorados.

¿Cuáles?

Los tiempos dorados de Marina y Los Conciertos (Parte 1)

Oh, yea. Sit back, este es/será un post obscenamente largo (a menos eso auguro mientras typeo esto y tengo las memorias apiñándose en las yemas de mis dedos, esperando ser tecledas)

Recuerdo que.... *léase con la imagen mental de una Pankoala con los lentes a media nariz y sentada en su mesedora mientras contempla su cajita de boletos de conciertos*

Cuando era una jovenzuela de 18 años y recién comencé a estudiar Comunicación, me la vivía en conciertos

LITERALLY. 

Si un día se sentaran con mi madre y le preguntaran sobre esa etapa de mi vida, sin lugar a dudas les contaría sobre cómo me iba a conciertos almost on a daily basis. El cómo llegaba desgreñada a las 2 o 3 AM, hacía tarea, no dormía, iba a la escuela y saliendo de la misma corría a otro concierto sólo para repetir el ciclo una y otra y otra vez.

¿Saben qué era lo más genial de esa época? Que era lo contrario a la presente. De alguna mística forma, lo era. 

Como ustedes sabrán (creo) y si no, les cuento. Mi vida escolar cuando cursé Comunicación fue un poco (muy) difícil en sus inicios. No trabajaba y no tenía amigos en la escuela, pero aunque tenía esos dilemas existenciales, fuera de la universidad contaba con personas a las que quería y apreciaba a mi lado. Personas con las que compartía dichos conciertos. En esa época cabe destacar también que mi capital económico era prácticamente NULO.

Sin embargo, de una forma oculta y hermosa, las cosas solitas se arreglaban para ir a los conciertos y compartir tiempo de calidad con personas valiosas. Todo se arreglaba solito. Si yo no tenía dinero para comprar la entrada (lo cual era el promedio de las veces), lograba ganarme las entradas en la radio. 

Era tal mi suerte en ganarme boletos por la radio en específico, que incluso había personas que me pedían marcara y les ganara sus entradas. En esa época, fue tan seguido esta buena racha que, de tanto marcar a la estación, me hice amiga del chico que contestaba los teléfonos. LOL.

Ya cuando llamaba era:

Dude: Sí, Reactor 105? 
Yo: DERP! Qué pex!?
Dude: Jajajaja ¿Marina? Again? Nomms bueno... ¿Tienes la respuesta?
Yo: Wooooooohtzzzz...
Hell, even cuando iba a recoger las entradas a la estación la señora de la recepción me miraba con cara de "Damn! You again?"

Hubo alguna vez que regalaron cierto gran combo de boletos para toda una semana de conciertos, y después regalaron boletos para Judas Priest y otros. ¿Saben? Cuando fui a recoger dicho tambache, eran cerca de 10 boletos. 10 conciertos, a los que OBVIAMENTE fui. Toda una semana sin parar. Inolvidable.

Aquí, aprovecho para hacer una pausa dar un gran y profundo agradecimiento a mi padre (que espero nunca lea esto LOL), me aguantó muy cabrón en esas épocas de "concierteo intenso". 
 Como era una pequeña morra de 18 años, mi padre me recogía en algún metro cercano al venue del concierto y me llevaba de regreso a casa. A veces incluso llegué a explotarlo desconsideradamente metiendo a personas que conocía en el concierto en el carro y pidiendo les diéramos "ride" (otro día les contaré el por qué... Sólo spoilearé que: Tengo alma un poco de "transporte escolar" lol...)

Bueno, siguiendo... recuerdo que en estos mismos tiempos dorados hubo un caso de entre todos, extraordinario

Alguna vez, escuchando a Ari por Reactor (que sí, era con ellos con los que ordeñaba todos mis boletos gratis. Já!) ella presentó una nueva banda. Ellos se llamaban Black Tide.

Contó la triste y real historia de cómo los habían tenido que eliminar de un festival por ser menores de edad (ya que dicho evento era patrocinado por una bebida alcohólica) y de cómo eran tan geniales para ser tan morros. Tenía razón. Eran demasiado geniales.




Al conocerlos gracias a ella, me traumé un poquito. La vivía escuchándolos, onda de esas veces que encuentras algo tan pero tan pero tan genial que lo escuchas en loop todo el día, sí bueno eso me pasó durante un buen lapso, como un mes o algo así.... ~

Un día, los compartí con una amiga, con esa persona con la que me la vivía en esa época de mi vida, los conciertos, la escuela y el loleo. Resultó que también le agradaron. Y entre la "compartida ocasional" quería mostrarle una foto de los sexies jovenzuelos (que en verdad eran jóvenes y guapos). 

Entré a su página de internet en busca de alguna foto favorable que compartir, recuerdo que el mouse de mi -en ese entonces computadora- fallaba bastante, y por X o Y motivo, en vez de dar click en "Gallery", clickée el "Tourdates" sin querer. Sólo para enterarme que vendrían a México. Fue una gran revelación para mi. 

Primero fue algo así como:



Y luego fue algo así como. Yeeey, veamos.. ¿Cuándo vienen? 

D:! ASDSDFGDH!WETERGDFV      MAÑANA?!?!?!

Y luego fue algo así como:


¡Necesito conseguir dinero para la entrada! 
OMG ONOEZ


Y cuando quise investigar sobre el asunto, resultaba que nadie sabía nada. Porque ¿saben? era una maldita fiesta privada, organizada por una revista o algo así. No supe muy bien la onda así que, haciendo uso de mis "conectes" decidí pedirle al chico que contestaba los teléfonos en Reactor con el que ya me llevaba bien que investigara. 

Recuerdo que fue un día intenso. Ni siquiera fui a la escuela (que, then again no es como si fuera muy raro que faltara) para poder investigar todo el bisne' del concierto. La alegría llegó a mi ser cuando me dijo "Dude, ve al Hard Rock, ahí van a dar las entradas. CORRE" y fui. 

Y me regalaron mi entrada, y entonces me formé con otras chicas que eran mucho más fans que yo y fue una muy linda convivencia. Así estuvimos formadas hasta que fue la hora del concierto y entonces entramos y nos orgasmeamos musical y visualmente en el concierto y me gané una plumilla y al final del concierto los chicos salieron y platicamos con ellos y nos tomamos fotos y me enamoré todo fue tan, pero tan PERO TAN MALDITAMENTE GENIAL.

Y.. bueno ese es sólo uno de los casos, sólo una de las joyas recuerdiles que los conciertos hicieron en mi en ese entonces, pero no fue la única. En esa época hubieron tantos, tantos... The Mars Volta, Thievery Corporation (a los que volvería a ver e incluso conocer en el Festival Goliath), Reel Big Fish, Motorokr... y todos ellos con entradas patrocinadas por la vida misma. Sin tener que preocuparme por el dinero o por nada.

En ese entonces, mi lema era "La música es el alimento de mi vida, los conciertos son el replenishment de mi batería".... Y ahora, de un tiempo para acá, la cantidad de conciertos a los que he podido ir se vieron drásticamente reducidos, y eso me deprime un poco. 

En ese entonces, no tenía dinero... ahora lo tengo (no mucho, pero más que antes sí), incluso lo uso para comprar mis entradas y hacer mis planes con gran emoción y acabo de cualquier forma sin poder ir. Sé que podrán pensar que es todo culpa del trabajo, del hecho de "crecer" y demás... pero chale, lo gacho es que ni siquiera puedo echarle correctamente la culpa al trabajo o demás compromisos. 

Hasta ahora han sido, como diría Lemony Snicket "Una serie de eventos desafortunados"... seres queridos en salud precaria, peleas, problemas de mis seres queridos, etc, etc. Como dije, esto es maña de la fuerza mística de la vida.

Já!

Sin embargo, aún creo en ese viejo lema... indeed, la música sigue siendo el alimento de mi vida y los conciertos replenishean mi batería (cuando he podido ir) pero me frustra ahora darme cuenta de nuevo de esta drástica diferencia.

Who knows? Tal vez el hecho de mi reciente tristeza, depresiones y demás low-ganas a todo es porque ya necesito un concierto, de nuevo una catársis musical que me llene y me de el empujón con el ritmo de vida que llevo so far. 

...o tal vez es que ya me convertí en uno de esos bultos grises con tantas presiones y actividades que es la forma "sutil" de la vida de decirme "Enough, that's in the past"

Después de todo, mi madre dice que tal vez, esto sea un acto de la vida para "mi bien", porque:

>    Para todo hay un tiempo y un espacio, y tú tiempo y espacio para estar en conciertos ya pasó. Ahora toca madurar"

Eso dice, pero una parte de mi, se niega.

Tan me niego a ello que, a pesar de todo... a pesar de que a última hora surjan pedos y tenga que acabar vendiendo o regalando mis boletos, sigo y seguiré comprándolos, esperando el momento en que nada salga mal y pueda ir..

Sea ahora o sea hasta Octubre.

¿Por qué Octubre? 

Bueno, por que será cuando venga Muse de nuevo a México y ese día auguro que así sea que la vida sigue pwneándome y alejándome de conciertos, nada me alejará de ver a Muse. 

I friggin' swear.

(o a menos so I hope...)

Y bueno ya... sólo es eso. Me dio un poquito de nostalgia recordar todo eso. Hay muchas, muchas, MUCHAS experiencias que quiero volcar aquí sobre los otros conciertos que he vivido, experiencias gratas, geniales y... que aún sólo de recordarlas rellenan un poquito mi batería, pero eso.. Será en otro post que este ya está muy largo. LOLZ.

Ah, sólo una side note, si se ponen a leer las entradas antiguas que les mencioné (que no creo pero bueno just in case...) , procuren no juzgar muy duramente la ortografía, yo que las releí noté varios conflictos míos especiales con "haya", "allá" e "iba", gawd. 

Ahora mismo me pondré a construir una máquina del tiempo para poder ir y golpear a mi yo del pasado por escribir tan feo. Já! Sólo... sepan que estoy aware de que en ese entonces escribía aún más pinche que ahora (no, yo tampoco creí que eso fuera posible pero aparentemente sí :l )
 
Eeeen fin, esperen la parte 2! (Someday... ~ )

Anyways, ya enough typing que esto ya está largo como la cuaresma.


>>>>>>>> HAIL TO THE PANKOALA <<<<<<<<<<
Ps: Have You Seen any vampires lately?

3 comentarios

Giovana Corona | 16 de marzo de 2013, 11:59

Jajaja! Marina, es la primera vez que leo este blog, la verdad es que no soy tan stalker como para meterme a las redes sociales de todos, pero en fin.

Esta entrada me dio mucha risa no sólo porque me día cuenta de lo mucho que tenemos en común, sino porque me llenó de nostalgia al ver que mencionabas el concierto de Black Tide, en el cual nos conocimos. Y me da más risa aún cuando dijiste que eramos más fans, habiendo conocido al grupo un par de meses antes.
En fin ese recuerdo de las plumillas en el escenario y la baqueta es uno de los mejores para mí.

Entiendo tu pasión por los conciertos, debo decir que yo soy igual: Las mujeres tienes ciertos afiches por comprar bolsas o zapatos, yo por ir a conciertos. Ese es mi lema.
A veces el universo quiere que le bajemos al desmadre por razones desconocidas, pero estoy segura de que al final vendrá una recompensa tipo Lollapalooza o Glastonburry.. Yo que sé!

Espero que nos podamos encontrar en el de Muse, siempre es bueno encontrarse con buenas fans y amantes de los conciertos.

Saludos y espero que se te hagan más conciertos este año.
Nota a pie de página:
Yo también decía bultos grises, al hacer mención a alguien del montón y bien "x" un Godínez cualquiera.
Cosas graciosas de la vida...

Gio. BlackTide :)

Rinoa Pankoala | 16 de marzo de 2013, 12:07

@Gio: Jajaja bueno, bueno esque en ese entonces los conocían más y nos instruyeron tanto en aquél entonces sobre cosas que no conocíamos de los sexays men de Black Tide! Fue algo más que genial ese concierto, la forma en que se alinearon las cosas y cómo lo compartirmos.

¿Tienes aún las fotos? Yo ya no encuentro las que yo tomé y eso me deprime un poco :<! Jajaja Y pues nada, espero que tengas dedos de profeta y sí el siguiente paso sea laog osom como Lolla o Glaston.. <3 <3 <3 *crosses fingers^si no, a menos en Muse sí es justo ya vernos! Ahora sí puedo decir con confianza y sin sonar exagerada: AÑOS SIN VERNOS, it's time girl!

Jaja gracias por tu comentario y gracias por leerme y gracias y así :3.. ~

Anónimo | 26 de agosto de 2013, 12:21

Solo leí la primera entrada pero bueeh,me encanto el blog, de algún modo me identifiqué con tu época de los 18 años y joder ya tengo 21 y aun sigo sin ingresos ;-;, espero seguir leyendo tus próximas entradas
''la música sigue siendo el alimento de mi vida'' bl

Publicar un comentario

COMENTA! *o*.. o morirás en dos horas ;D